Logística inversa y sostenibilidad: retos y ventajas

Logística inversa y sostenibilidad: retos y ventajas

La amenaza creciente del cambio climático nos ha llevado a integrar la sostenibilidad como un factor determinante en el desarrollo de la industria 4.0. En este sentido, la logística inversa, entendida como el retorno de las materias primas y/o productos desde el consumidor hasta el fabricante de origen, en ocasiones para su reciclaje, ha adquirido un papel determinante dentro de la cadena de suministro.


Definición

Entendemos por logística inversa todas aquellas acciones destinadas a transportar las materias y/o productos desde el consumidor hasta el fabricante, ya sea por devolución o por recogida de residuos. Hablamos por tanto de dos tipos de logística inversa:

  1. Logística de devoluciones. Es fundamental en el ecosistema logístico actual, sobre todo con el auge del comercio electrónico.
  2. Logística de residuos. Contribuye a reducir el impacto medioambiental generado por la industria y su importancia es inestimable para la sostenibilidad del mundo contemporáneo.

En general, logística invesa es todo lo que implica retorno de mercancía (recuperación y reciclaje de envases, embalajes, residuos peligrosos, exceso de inventario, devoluciones de clientes, productos obsoletos o inventarios estacionales) para su reutilización, reciclado o destrucción.

Logística inversa y sostenibilidad: retos y ventajas

La logística inversa aporta claras ventajas a la industria:

  • Reduce la huella ecológica y mejora la sostenibilidad.
  • Reduce costes en la adquisición de materias primas gracias al reciclaje.
  • Abre nuevos mercados para los productos con un segundo ciclo de vida, por lo que genera nuevos beneficios.
  • Ayuda a controlar el stock.
  • Mejora la relación entre clientes y proveedores.
  • Mejora la imagen de empresa.

El gran reto de la logística inversa es minimizar el gasto que genera.

Sin embargo, la logística inversa también tiene el reto de superar ciertos obstáculos que plantea en el desarrollo de negocio, como el aumento del trabajo, ya que su gestión implica más tiempo y personal para llevarla a cabo (el control de los productos que se devuelven necesita personal que los revise). Además, en la logística inversa deben estar involucrados todos los departamentos de la empresa para que no incida negativamente en algunas secciones o departamentos.

Otro reto a tener en cuenta es que en este proceso de retorno, si las cantidades implicadas son pequeñas, no se puede amortizar el coste de la logística inversa, por lo que el reciclado puede acabar no mereciendo la pena.

Devoluciones

El auge del comercio electrónico y la omnicanalidad han disparado la logística inversa y ha obligado a las empresas a actualizar su estrategia de negocio para hacer frente al incremento de retornos que sufren sus inventarios con las devoluciones. A menudo, son los propios clientes que compran artículos por internet los que devuelven directamente sus productos por múltiples motivos, ya sea porque están insatisfechos con la mercancía adquirida, porque el producto no es lo que esperaban, porque está defectuoso o porque tiene alguna tara.

Otras veces no es el cliente quién activa la logística inversa, sino otros condicionantes como excesos de stock que deben regresar al almacén, o el inventario estacional, es decir, productos que tiene salida únicamente en momentos específicos del calendario (navidades, rebajas, black friday, etc.).

En cualquier caso, las devoluciones implican siempre un transporte y requieren tiempo y espacio en almacén para revisar y clasificar la mercancía recibida. En función de su estado, se determina si el artículo se puede comercializar de nuevo o precisa alguna reparación o reacondicionamiento para su nuevo lanzamiento.

Logística inversa y sostenibilidad: retos y ventajas

Para asignar un destino concreto a la mercancía retornada y determinar su ubicación en el almacén en función de su clasificación, es imprescindible el uso de un SGA que permita optimizar este proceso y reducir al máximos los costes que genera para el negocio.

Aquellas empresas que presentan mayor tasa de retorno de sus artículos deben efectuar un análisis e identificar aquellas áreas de negocio susceptibles de mejora, al tiempo que deben invertir mayores esfuerzos en mejorar la logística inversa. Para reducir costes, se puede trabajar en dos líneas complementarias:

  1. Gestionar la vida del producto. Los artículos tienen un ciclo de vida (introducción, crecimiento, madurez y declive) y cada etapa necesita una gestión diferenciada.
  2. Incorporar tecnologías de la información. La recopilación de datos sobre el retorno y su posterior tratamiento es clave para una gestión eficiente de la cadena de suministro.

Logística inversa y la sostenibilidad

La logística inversa también cumple un papel decisivo en el cuidado del medioambiente y la sostenibilidad, ya que gestiona aquellas materias primas y productos que han sido usados y han llegado al final de su vida útil.

En cierta forma, es responsabilidad de los fabricantes dar un nuevo uso a estos productos en la medida de los posible, reutilizando y reciclando para reducir la huella ecológica. Este sistema reduce la necesidad de adquirir nuevas materias primas en los procesos de fabricación y un uso más eficiente de los recursos energéticos, ahorrando en emisión de gases contaminantes a la atmósfera.

La logística inversa ayuda a contrarrestrar la deuda medioambiental ocasionada por al industria contemporánea.

Si tenemos en cuenta que la logística es un sector que no se caracteriza precisamente por ser de los más sostenibles, la logística inversa adquiere mayor relevancia, pues ayuda a contrarrestar la deuda medioambiental. Son muchos los retos ecológicos que deben afrontar las cadenas de suministro de cara a un futuro seriamente amenazado por el cambio climático. Varios factores nadan contracorriente:

  • La dependencia de los combustibles fósiles. Aún no hay fórmulas eficaces que permita al transporte desligarse de los carburantes que necesitan para su funcionamiento.
  • El incremento de los vehículos de reparto. El ecommerce posibilita la entrega de pedidos reducidos y muy heterogéneos, lo que multiplica los vehículos de reparto que ni siquiera llevan una carga completa.
  • La falta de infraestructuras. Las regulaciones para reducir las emisiones no contemplan la construcción de instalaciones que atienda las necesidades del sector logístico.
  • La falta de inversión. Dada la férrea competencia en el mercado, las empresas se ven obligadas a ofrecer tarifas reducidas y ajustar al máximo el margen de beneficios, lo que imposibilita la inversión en infraestructuras, automatización de procesos o sistemas de mantenimiento más eficaces.
  • La falta de conciencia ciudadana respecto al coste de la logística. Para el cliente, la logística es invisible; exige entregas en 24 horas que impiden las cargas completas y el aprovechamiento de flujos de transporte.
Logística inversa y sostenibilidad: retos y ventajas
Logística inversa y sostenibilidad: retos y ventajas

Recuperar el valor económico de los productos en desuso y darles un nuevo ciclo de vida (ya sea reparándolos, restaurándolos, refabricándolos o reciclándolos), es clave para aligerar el impacto ecológico de la industria. Por ello, la logística inversa es un proceso cada vez más extendido en el mundo empresarial. Y no solo por la mejora medioambiental que supone, sino también por las nuevas oportunidades de negocio que genera esta nueva vuelta a la vida de los productos desechados.